Siguenos en:

viernes, 30 de enero de 2015

¿Cómo saber si estas probando bien?





Se me ha enseñado a ver el testing como un proceso infinito, “Las pruebas exhaustivas son imposibles”, “No existe software libre de errores” y “Las pruebas son dependientes del contexto” son 3 de los 7 principios de las pruebas de software diseñados por ISTQB.

Entender el testing como un proceso que lejos de terminarse, es suspendido, puede causar cierta incertidumbre en que tan bien estamos haciéndolo, a continuación listo algunas de las lecciones y los indicadores que me ayudan a saber si estoy probando bien.

Confías en tu equipo de pruebas: Tu equipo tiene la experiencia y el conocimiento adecuado para probar algo, tienen conocimiento tanto del dominio en el que el sistema se desenvuelve, como de aspectos técnicos que los apoyan en las pruebas no funcionales, recordemos: Un tester sólo puede probar lo que conoce.

Tienes muchas preguntas: La curiosidad es el alma del testing, utiliza el pensamiento crítico para cuestionar y evaluar todos los elementos con los que estas trabajando.

Te encuentras a ti mismo en situaciones que no habías pensado antes: De pronto te das cuenta que acabas de encontrar como es que se creó el calendario romano, qué idiomas se hablan en américa latina, como funciona la encriptación asimétrica, el tamaño máximo de un archivo permitido en distintos sistemas operativos entre otras…

Big Bugs: Más que la cantidad de incidencias reportadas, es importante evaluar qué tipo de escenarios estamos reportando, si tus reportes son de alta relevancia en la calidad del producto, es que los esfuerzos se están canalizando de manera adecuada.

Te juzgan de loco: Las pruebas comienzan a tornarse un poco “locas” al incluir escenarios que pudieran sonar poco probables para algunos, tal vez quieras echar un vistazo a la priorización de tus pruebas y ejecutar primero las que sean más probables, pero también son importantes los escenarios “raros”, recordemos que: El pensamiento lateral es el arma fundamental de un tester.

Estás orgulloso de lo que vas a liberar: Las pruebas ayudan a tener una visión amplia de la calidad del producto, los testers deberán estar orgullosos de lo que están liberando, de lo contrario, no se estará agregando confianza al producto o servicio.

Estas aprendiendo: El contexto es una parte fundamental del testing, se debe ver al testing como un proceso multidisciplinario en el que cada sistema traerá consigo el reto de aprender sobre algún tema nuevo.

Te estas divirtiendo: Si no te estás divirtiendo en testing, es que no es para ti, o no lo estás haciendo bien, así que ¡Disfrútalo!


¿Te ha pasado?